Mi madrastra culona quiere que la recuerde

0 vistas
|

Finalmente había llegado el día de partí camino a la universidad, parecía ser un día normal… ya había empacado todas mis cosas y estaba por salir cuando de pronto mi madrastra entra en mi habitación diciéndome que me extrañaría mucho y que le parecía oportuno darme un regalo de despedida. Ni por un momento pensé que el regalo fuera pegarle tremenda follada!
La muy perra comenzó bailándome y quitándose la ropa lentamente, se acerco a mi y saco mi polla del pantalón que por supuesto ya estaba dura como una piedra, la tomo en sus manos y se la metió directo en la boca logrando darme la mamada más espectacular que jamás había recibido. Luego sencillamente se subió sobre mi pene y comenzó a cabalgarlo con su gran culo, no podía dejar de mirar esas ricas y enormes nalgas con las que siempre había fantaseado, ya no pude aguantar ni un segundo más para ponerla a cuatro patas y terminar de reventarle ese dulce coño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *