Dos morenas para comerse una polla

0 vistas
|

Este tío había tenido un mal día en el trabajo, su jefe no hacia más que estar mandándole trabajo y más trabajo, criticaba todo lo que hacia y encima se llevaba el crédito de todo lo que él hacia. Sin duda estaba muy molesto y estresado, por lo que al salir del trabajo decidió ir por unas cervezas y por un par de putas que trabajaban por la zona, estaba necesitando una buena mamada de polla mientras él se relajaba.
Se llevo las dos perras a un cuarto de hotel y luego de pagarles dejo que ellas hicieran lo mejor que saben hacer, llevarse la polla a la boca y entre las dos darle una mamada como pocos han recibido alguna vez, mamaban tan bien que poco minutos más tarde les dejo una buena corrida en la cara y se marcho del lugar mucho más relajado de lo que había pensado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *